Páginas

lunes, 16 de junio de 2014

«La crisis que vivimos ha creado muchos dramas a ras de suelo»

Luis Merlo protagoniza 'El crédito' junto a Carlos Hipólito desde el martes hasta el jueves en el teatro Isabel la Católica 

El madrileño Luis Merlo (1966) es uno de los actores de la saga Larrañaga-Merlo, pero hace mucho tiempo que se ganó el reconocimiento del público por la excelencia de su trabajo. Alterna teatro y televisión, aunque últimamente está más vinculado a las tablas. Desde el próximo martes hasta el jueves, presenta en Granada junto a Carlos Hipólito la obra 'El crédito', original de Jordi Galcerán.


La obra que usted protagoniza se ha convertido en un fenómeno social y ha ocupado muchos minutos en las tertulias de economía y política. ¿Por qué cree usted que se ha producido esta situación?
Porque parece que hemos conseguido conectar con el público, que llega al teatro, se sienta en su butaca y ve a unos personajes y una historia con la que se identifica. Esto ha producido mucho 'boca-oreja' que nos ha beneficiado grandemente. La crítica y el público han sido muy cariñosos con nosotros, Carlos ha ganado el premio Valle Inclán de teatro por este personaje...

¿Cuál es el punto de partida de 'El crédito'?
Una situación muy común en los últimos tiempos: un hombre llega a una oficina bancaria a pedir un crédito sin otro aval que su palabra. El director de la oficina necesita más garantías. A partir de ahí, se genera una situación en la que dos personajes que a priori son antagonistas acaban haciendo un viaje juntos.

¿Fue precisamente esa normalidad en el planteamiento lo que le atrajo del personaje?
Sí, y también un texto muy inteligente, muy bien construido por parte de Jordi Galcerán. Y por supuesto, me atraía enormemente la oportunidad de trabajar con Carlos, algo que no se había producido hasta ahora en mis muchos años de carrera. Este personaje tiene la ventaja de que no sabemos nada de él. Los actores nos ponemos a veces muy pesados porque queremos saberlo todo a propósito de nuestro 'alter ego' temporal para poder componerlo, pero de este no sabemos ni para qué quiere el crédito, con lo que me dio la oportunidad de moldearlo a mi gusto.

A tenor de las críticas recibidas, parece que ese encuentro está teniendo un feliz resultado.
Sin duda. Creo que ambos hemos buscado en nuestras interpretaciones la riqueza emocional. En la propia vida y en la escena, los personajes que viven al límite, como estos dos, son los más golosos para el actor porque permiten exponer un abanico muy amplio de sentimientos en dos horas.

En definitiva, 'El crédito' es una radiografía de la historia más reciente de nuestro país...
No solo de nuestro país, sino del mundo entero, desafortunadamente. Hay muchas personas que han pasado y pasan necesidad económica, pero también hay muchas personas que parecen tenerlo todo, como el personaje de Carlos, y en realidad están vacíos por dentro. Esta situación de crisis ha creado muchos pequeños o grandes dramas a ras de suelo, al nivel de la calle.

¿Cuál es la reacción del público?
Muchas personas hablan con nosotros tras la función o cuando he mos coincidido con ellas en algún lugar, y nos dicen que les hemos divertido y les hemos hecho pensar. En general, siempre he creído que si uno ve una película, una obra de teatro, lee un libro o mira un cuadro y tras verlo queda igual que antes, el arte no ha cumplido con su función.

Debe ser una sensación muy estimulante para usted, en su doble faceta de protagonista y coproductor.
Efectivamente. Siempre hemos buscado producir textos que lleguen al gran público, y en este caso lo hemos conseguido. También tengo claro que si siempre acertáramos y ganáramos dinero, las obras no las produciríamos nosotros, sino el Banco de Santander.

De todas formas, este crédito está teniendo un largo plazo de amortización...
Sí, la verdad es que tras una larga temporada de éxito en Madrid estamos realizando una completa gira por el sur y el este de España. Ahora, después de Granada, pararemos un poco, iremos a las fiestas del norte de España a lo largo del verano y luego volveremos a Madrid. Es un crédito en el que nos dejamos día a día parte de nosotros mismos, pero la amortización merece la pena.

En una ocasión, su hermana Amparo nos dijo que el teatro es el lugar natural de estar para un actor.
Y yo no puedo estar más de acuerdo. Ir a teatros como el Isabel la Católica de Granada y defender este texto le reconcilia a uno con esta profesión, a veces tan dura. Esperamos que el público granadino nos acompañe en estos días de fiesta para ellos.
 
Fuente

martes, 10 de junio de 2014

Luis Merlo acude al estreno de la obra de teatro 'El Nombre'


Varios actores famosos se dieron cita ayer en Madrid para asistir a la presentación de la obra de teatro “El nombre”, en la que actúan Amparo Larrañaga, Jorge Bosch, César Camino, Kira Miró y Antonio Molero. 

Junto a ella han querido estar, dandole todo su apoyo, su hermano Luis Merlo y su cuñada Maribel Verdú, casada con Pedro Larrañaga. Ambos posaron con varios amigos. En el caso de Merlo, se dejó fotografiar con Tristán Ulloa y Antonio Resines.


Fuente

sábado, 31 de mayo de 2014

“Celebré mi primera comunión en el mismo escenario en el que luego estrené ‘Calígula”


“Mi vida es el teatro porque ha sido mi lugar de juegos. Yo siempre digo que soy un niño del teatro porque celebré mi primera comunión en el mismo escenario en el que luego estrené ‘Calígula’, que fue mi espaldarazo profesional sobre las tablas”. 

Estas palabras sintetizan muy bien cualquier presentación que pueda hacerse de Luis Merlo (Madrid, 1966). Descendiente de una de las grandes sagas de actores del país -es hijo de Carlos Larrañaga y María Luisa Merlo y hermano de Amparo Larrañaga-, su vida ha estado vinculada de forma irremediable a los escenarios. 

Mañana domingo 1 de junio llega a Almería con su última función bajo el brazo. Se trata de ‘El crédito’, una comedia que protagoniza junto a Carlos Hipólito. Escrita por Jordi Galcerán y dirigida por Gerardo Vera, la obra comienza a las 20.30 horas en el Auditorio Maestro Padilla de la capital. 

 La propuesta sienta frente a frente a un director de banco y su cliente. “Es la historia de dos personajes que se unen en un periplo motivado por la crisis, aunque no es una función sobre la crisis. Galcerán dijo una cosa que a mí me gusta mucho: ‘Espero que la crisis pase pronto y mi función no pase nunca”, contó ayer Merlo en una entrevista en la Cadena SER Almería. 

“Trata de lo que nos conecta con el teatro, la literatura y el cine: el ser humano y lo débiles y frágiles que somos. Está escrita en clave de comedia y nos han pasado cosas muy bonitas haciéndola”, expresó. 

Según desveló, entre esas cosas bonitas destaca el hecho de que el público “enferma literalmente de la risa”. “Y digo enferma porque hemos tenido anécdotas de ‘ay que me meo, que me meo’ y tener que salir la señora corriendo del patio de butacas”, apuntó. 

Dos perdedores
Aunque a priori Luis Merlo desempeña el rol positivo pues encarna al cliente y no al banquero, a la hora de la verdad los dos representan esa dualidad que tienen todas las personas. “Hay un momento en que no se sabe quién en el bueno, en el fondo son dos perdedores. Lo que pasa es que mi personaje sabe que es un perdedor y el de Carlos Hipólito no. Éste tiene los planes en su sitio y de repente todo se desbarata por una anécdota. Y esa es la chispa y el ‘macguffin’ de Hitchcock, lo que hace que de repente la función suceda”, indicó.

A su juicio, los cambios que se producen en los dos personajes resultan totalmente verosímiles, una cuestión que es posible porque autor y director han alcanzado la ansiada verdad escénica. “El público en vez de pensar ‘qué buen actor’, dice ‘ay, pobrecito lo que le pasa’. Está viendo al personaje, no al actor que lo interpreta”, señaló.

A lo largo de su trayectoria, Luis Merlo ha hecho fundamentalmente teatro, aunque también ha robado horas a su sueño para trabajar en televisión en papeles tan populares como el de Mauri de ‘Aquí no hay quien viva’. “Si esas pocas horas de sueño las hubiese empleado en hacer cine, que me salió y bastante, habría perdido mi buen humor”.

viernes, 30 de mayo de 2014

Carlos Hipólito y Luis Merlo llegan a Almería con 'El Crédito'

El mes de junio comenzará por todo lo alto, ya que el mismo domingo día 1 dos grandísimos actores, Carlos Hipólito y Luis Merlo, se subirán a las tablas del Auditorio Municipal Maestro Padilla para dar vida a los protagonistas de ‘El crédito’, una divertida obra dirigida por Jordi Galcerán.
‘El crédito’ cuenta la historia de dos personajes, director y cliente, que se verán las caras en una reñida situación en la que un crédito bancario les pondrá frente a frente.

La representación dará inicio a las 20.30 horas, una hora perfecta para terminar de disfrutar el fin de semana pasando un rato ameno y divertido. Las entradas, que se pueden adquirir en la Taquilla Municipal, tienen un precio de 22 euros para el nivel A y de 18 euros para el nivel B.

 Fuente

sábado, 26 de abril de 2014

Teatro con arte y oficio

Teatro con arte y oficio

Exitazo de «El crédito» en el Teatro de Rojas

Cuando dos actores con arte y oficio, como Carlos Hipólito y Luis Merlo, se suben a un escenario, ya se sabe: ¡buen teatro! Si, además, se les pone entre manos un texto inteligente, como el de Jordi Galcerán, el buen teatro se convierte en un divertimento reflexivo que recorre sin parar el camino de las emociones, siendo la que produce la risa una de las más frecuentes. Y si el círculo se cierra con Gerardo Vera manejando sabiamente los hilos escénicos, pues pasa lo que pasa, que el éxito corona la obra.

El equilibrio del triángulo es perfecto y la responsabilidad de los dos actores frente a frente, única. La complicidad, la suma de lo diverso, lo complejo de dos personajes enfrentados en situaciones comprometidas, la trepidante marcha del diálogo que se convierte en una permanente descarga de fusilería en la que las balas se trasmutan en palabras, la resolución en clave de comedia de lo que bien podría ser un conjunto de conflictos sociales, familiares e individuales levantan un espectáculo asombroso ante el que el público se fascina y se rompe en rabioso contento liberando ya la sonrisa, ya la risa, ya la carcajada, mientas en su yo más profundo piensa: «Pero si lo que les ocurre a esos me podría estar ocurriendo a mí».

“El crédito” es mucho más que la relación entre un “bancario” y un cliente sin garantías y sin avales en el contexto de una sucursal del BBVA. En el tira y afloja se plantean una serie de situaciones que tienen que ver con la vida personal de cada uno de los personajes y que les hará removerse en sus convicciones, en sus acciones y hasta en su manera de entender el mundo, de enfrentarse a él y de terminar con una frustración no esperada. Ese dinamismo produce un verdadero viaje del conflicto y termina por dar la vuelta a los personajes, de tal manera que la gran separación que parece haber ente ambos al principio, se llega a transformar en cercanía cuando ambos huelen el fracaso. También es verdad que la historia quizá, con la superposición de acciones, se estire un poco más de lo que la trama pide, pero como hay alegría, la hora y media de representación, la verdad, no cansa.

La fuerza teatral de la propuesta de Galcerán convierte lo que sin duda es una suma de dramas personales en una comedia. No nos asombra Galcerán con su escritura. Domina el género, capta en la realidad las situaciones, sube a las tablas lo que pasa en la calle, ahorma los diálogos con matices léxicos que perfilan cabalmente a los personajes y redondea las historias con un entretejerse en redes pero en las que no se pierde el hilo. Eso es lo que vimos en “El método Grönholm” o en “Burundanga” y eso es lo que hemos visto en “El crédito”, aunque quizá en esta última haya relajado un poco la sustancia teatral en la parte del diálogo que soporta el más débil y previsible personaje que encarna Luis Merlo.

Excelente la interpretación de Luis Merlo y soberbia la de Carlos Hipólito en una obra bien dirigida y muy bien pergeñada, conectada con la realidad que el público siente y que este agradeció con un prolongado y cálido aplauso.