Páginas

viernes, 27 de septiembre de 2013

El Crédito, comedia para trapecistas

«El crédito», comedia para trapecistas

Pedir un crédito en el banco y que te lo denieguen no es una situación cómica; que la persona a la que se lo has negado amenace con acostarse con tu mujer tampoco. Pero Jordi Galcerán («El método Grönholm», «Burundanga») se las ha ingeniado para convertir estas dos situaciones (y alguna más que no conviene desvelar) en una comedia: «El crédito». Tras su estreno en Bilbao la semana pasada, la función llega hoy al teatro Maravillas. Gerardo Vera dirige a un sobresaliente dúo de actores; Carlos Hipólito y Luis Merlo. Los dos trabajan por primera vez juntos, por primera vez bajo la batuta de Vera y por primera vez en una obra de tan solo dos personajes. Y están encantados. «En cualquier función, pero más en una de dos actores -dice Merlo-, no hay otra posibilidad más que apoyarse el uno en el otro». Y acota Hipólito: «Somos trapecistas, y sabemos que tu compañero no te va a dejar caer. Y eso te da una gran confianza, porque ésta es una función de actores». «La responsabilidad que el autor y el director, en cuanto a energía, han depositado en nuestras manos es brutal», concluye Merlo.

«El crédito» (que, dicen ambos actores al unísono, no habla para nada de la crisis) presenta a un personaje, Antonio (Luis Merlo), en la oficina del director de una sucursal bancaria (Carlos Hipólito). La negativa de éste es el desencadenante. «Además de la magnífica carpintería teatral -asegura Merlo-, Galcerán tiene la virtud, y en eso me recuerda a Woody Allen, de transformar en comedia los temas a priori menos humorísticos. Además, completa Hipólito, «escribe personajes de carne y hueso, personas llenas de contradicciones a las que les pasan cosas y que generalmente están en una posición personal complicada y conflictiva. En la comedia, cuanto más se machaque a los personajes, cuanto peor lo pasen, más se ríe el público».

Es fundamental para ello, y más que nunca, ofrecer verdad sobre el escenario. Al respecto, dice Luis Merlo que muchas veces le han preguntado qué es el humor inglés, y aquí está la clave: «En las comedias de humor inglés, la situación para los personajes no es humorística; ellos viven su tragedia, no se ríen. Y eso ocurre también en “El crédito”». Para Carlos Hipólito, «siempre hay que actuar desde la verdad, pero en este caso, y en cualquier comedia, además de ser más placentero como intérprete, aparte de respetar la inteligencia del público, significa ser mucho más eficaz».

Al referirse a Jordi Galcerán, los dos utilizan la misma palabra: inteligencia, y coinciden en elogiar su capacidad como autor. «No se queda simplemente en el conflicto -explica Merlo-, sino que los personajes empiezan de una manera y terminan de otra». «Realizan un viaje -tercia Hipólito-, y cuando lo terminan están un poco más cerca el uno del otro que al principio. Mi personaje cree tener su vida controlada, asentada, y lo que sucede este día en su oficina le hace darse cuenta de que no solo no está controlada, sino que además es un desastre absoluto». «Y descubre cosas sobre su vida -añade Merlo- que ni siquiera había soñado». «Y todo ello -concluye Hipólito el intercambio de ideas- con unos diálogos que son como balas».

¿Y está Galcerán bien rodeado? ¿Existen buenos dramaturgos en España? «Hay gente que escribe muy bien -se adelanta Hipólito-. Se habló de una crisis de autores, y yo creo que es porque hubo un desconcierto en los autores, que durante mucho tiempo escribieron bajo el peso de la censura, y tenían que hablar en clave. Cuando todo eso terminó no supieron adaptarse -Merlo asiente entre risas-, y normalmente escribían textos didácticos, obvios y casi catequéticos. Pero con el tiempo ha surgido una nueva generación de autores, que escriben de cosas que están en la calle, de historias cotidianas, a las que aportan su propio punto de vista. Y hay autores con personalidad y que conectan con el público, con la calle».

Luis Merlo apunta otra cuestión: «Cada vez hay más acuerdo entre actores y autores de la dirección que ha de tomarse». Y remata Hipólito: «Y cada vez está más clara la evidencia de que sin un buen equipo es imposible que una función salga adelante. Una unidad seguida de ceros no sirve de nada».

En cartel: del 27/09/2013 al 27/10/2013
TEATRO MARAVILLAS, Madrid


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada