Páginas

lunes, 5 de julio de 2010

Merlo: Cuatro generaciones teatrales valencianas

La reciente presencia en el escenario del Teatro Olimpia de la actriz valenciana María Luisa Merlo Colomina ha traído el recuerdo de lo que el apellido Merlo supuso en la escena nacional, con un origen irrenunciable e irrenunciado en la ciudad de Valencia.
Son ya cuatro generaciones, que encabezó el matrimonio formado por Abelardo Merlo y Amparo Piquer; dos grandes artistas que, sin embargo, no salieron de Valencia para su actividad teatral, pese a que tenían más que reconocido su mérito. Quienes en aquellos tiempos les conocieron -el firmante y sus coetáneos no los vimos en acrivo- aseguraban que, si hubieran querido tomar el camino de la capital de España habrían alcanzado el aplauso general.

Su hijo Ismael. Pero muy pronto introdujeron la afición a la escena en su hijo, Ismael Merlo Piquer, nacido en el año 1918 en la calle del Torno del Hospital, donde habitaba la familia, el cual en la primera mitad de la década de los años treinta -del siglo XX- ya pisó tablas junto a sus padres, y en los años cuarenta ya tomó el rumbo hacia los escenarios nacionales, logrando un primer puesto en el escalafón teatral español.
Casó con la también valenciana y actriz Luisa Colomina, de cuyo matrimonio nació la ya citada María Luisa Merlo, hoy primera figura del teatro español.
Ismael se situó rápidamente y fue cotizado por los empresarios muy pronto. Para colmo, entabló buena amistad profesional con el comediógrafo y humorista Carlos Llopis, de quien estrenó piezas varias veces centenarias, como ·"La vida en un bloc", "Por cualquier Puerta del Sol", "¿De acuerdo, Susana?" o "El misterioso señor N".
El renombre de los escenarios le reclamó también para el cine; interviniendo en numerosas películas, entre ellas, "Tormento", "Una pareja distinta", "Furtivos", "Rojo y negro" y otras más.
Se atrevió en teatro incluso con la interpretación de un personaje femenino; y, así, le vimos dando vida en las tablas a la "Bernarda Alba" lorquiana, y su carrera no tenía fin.
La última vez que actuó en Valencia tuvo lugar en el luego incendiado Teatro Princesa, donde interpretó con la también portadora de sangre valenciana -aunque nacida en Madrid- Amparo Ribelles "El caso de la mujer asesinadita", con libro en el que intervinieron Mihura y Laiglesia. Fue casi su final, en el año 1984, pues ya se encontraba mal, y mes y pico después falleció en Madrid, cuando aún trabajaba y acababa de estrenar "Diálogo secreto".

Cuatro generaciones. Ya hemos dicho que de su primer matrimonio nació su hija María Luisa, quien sigue en la brecha teatral y recordamos que no hace muchos días estuvo en el Olympia; pero es que ella -tercera generación Merlo- no es el final; han venido después Amparo Larrañaga -, hija de la que acabamos de citar, y Luis Merlo, al que aún recordamos en sus recientes intervenciones en la serie televisiva "Aquí no hay quien viva".

Valencia, en su día, rotuló una calle con el nombre del famoso y principal actor de esa familia de cuatro generaciones; esa vía está situada muy cerca del límite con el término de Alboraya. Pero pensamos que bien podría rendirse un homenaje público a toda la saga de los Merlo, que lleva ya más de un siglo dando gloria al teatro español y valenciano. Precisamente, en la calle del Torno del Hospital, donde se recuerda que nació el inolvidable Ismael, se ha derribado unas manzanas y ante el edificio donde vió la luz el célebre cómico y vivió su familia se ha creado una amplísima plaza con jardines bellísimos. ¿No se podría dedicar este amplio espacio, esta plaza, a toda la familia Merlo, y no sólo con la placa que recuerde exclusivamente a uno de sus protagonistas? La idea está echada...

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada